Bautizo en Ciclismo de Carretera

Han pasado 36 años, nada más y nada menos, para poder decir que, por fin, oficialmente, me he estrenado como ciclista en ruta.

Hasta hoy, habia hecho mis pinitos en duras rutas de carretera, pero siempre a lomos de una MTB (desde tiempos ya inmemoriables…desde hace 20 años). Hoy, por fin, me he podido subir a mi nueva flaca, que no es tan nueva, ya que la adquirí de segunda mano a mediados de semana, pero que me llena enormemente, ya que es algo que siempre he querido, y casi siempre por el mismo motivo (el peligro que supone una bici de carretera por el tráfico y que asi lo han visto siempre mi Madre y mi Mujer -que al final son las que han mandado siempre-) no he podido tener.

Mi nueva bici
Mi nueva bici
Acompañada de su hermana montañera
Acompañada de su hermana montañera

Despues de que mi amigo Quique, me apretase para estrenarla este finde, el Sábado me pase a contrarreloj por el Decathlon para comprarme unas calas y unas zapatillas de ciclismo de carretera. Las afortunadas, unas Shimano Ro65, más que nada porque Decathlon, en este caso, tenia nula variedad y al mismo precio entre estas y unas BTWin básicas, mejor estas que vienen bien ventiladas por la suela y en verano seguro que lo agradezco.

Shimano RO65
Shimano RO65

Hoy Domingo, a las 9 AM, hemos comenzado lo que ha sido mi bautizo en carretera. 86 km tranquilos, en donde nos hemos encontrado al peor enemigo de la bici, el viento, buen dia para hacerlo, nada mejor que acostumbrarse desde el principio a esa sensación. 3 horas y media de ruta continua, con tan solo una parada para reponer, casi 1000 mts de desnivel acumulado y una satisfacción enorme de conseguir cumplir este sueño.

Unas fotos para rememorar el momento….caras entumecidas por el frio-viento, y cuerpos embuchados por los térmicos, pero ya llegarán dias de calor en donde lucir cuerpo ;). Hoy era más importante pedalear y sentir la bici

Parada en ruta para las fotos
Parada en ruta para las fotos
Con Enrique
Con Enrique

Si bien todavia me queda un mundo, ya que esto no acaba más que de empezar, las primeras conclusiones que he sacado son….que pese al viento, se nota mucho la agilidad de la bici con respecto a la mtb. Los kilómetros salen solos, y cuando llegas a ciertas cifras, en la MTB empiezas a sentirte tocado y esta te pide más, y más….y que lógicamente, venir del mundo MTB ayuda bastante. Tan solo me ha costado algo controlar la bici cuando las rachas de vientos eran laterales y fuertes y controlar el cambio en las manetas de freno (asi como de vez en cuando, acordarte que las manetas están ahi….). Los primeros 15 km he sufrido más de culo que en la MTB, pero a partir de ahi, mucho menos.

Y bueno, un pasito más para el triatlon….y quizás para el sueño del Ironman (algun dia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *