Clasica Lagos de Covadonga 2015

Llegó el gran dia. Llegó un dia que llevaba mucho, muchisimo tiempo soñando. Era un canijo cuando me ponia delante de la tele a ver a Perico Delgado y compañia subir la etapa reina de la Vuelta Ciclista a España, que por aquel entonces se celebraba en Abril, con final en Lagos de Covadonga.

Desde entonces, cada año que se subia Lagos, siempre decia lo mismo: Yo tengo que subir algun dia ese puerto.

Nunca se habia dado la ocasión, nunca habia tenido bici de carretera. Incluso deje muchos años de montar en bici, engorde, me dediqué a la buena vida….asi que esa posibilidad se alejaba cada vez más.

Pero en 2013, cuando retomé esto de las dos ruedas, en forma de MTB, la opción volvia a estar sobre la mesa….y esta vez sonando mucho más que antes.

Uno de los motivos es que ahora, con Internet, te enteras de muchas cosas que antes no sabias…como que existen clásicas y carreras de 1 dia a la que cualquier amateur puede participar.

Total, que en este 2015, en donde por fin pude cumplir mi sueño de comprarme mi primera bici de carretera, una de las primeras cosas que hice al hacerlo fue marcarme en el calendario la Clásica de Lagos de Covadonga, celebrada el pasado dia 6 de Junio de 2015.

RecorridoLagos2015  perfil

DIAS PREVIOS…

Las semanas anteriores a la carrera, venia con bastantes dudas. Sobre todo en cuanto a la distancia. Hasta ahora, todo lo que habia hecho era la Shimano Sierra Norte y lo pase mal desde mitad de carrera. La semana anterior a la carrera tuve algun entrenamiento de corta distancia y indoor y me fui con Kike el Domingo a hacer un entrenamiento completito el Domingo 31 por la Sierra de Madrid.

Collage Subida Sierra de Madrid

Una ruta subiendo Morcuera, Navafria y Canencia, con un total de 86 km

https://www.strava.com/activities/315598519

En este entrenamiento, las sensaciones fueron buenas. Ademas, lo hice sin geles para no “falsear” mi estado de forma. Controlando en todo momento pulsaciones y piernas. Las piernas esta vez no fallaron como en la Sierra Norte, aunque llegue con muy pocas piernas y el puerto que más me costó subir fue el más sencillo, Canencia, por esa falta de piernas.

Por este motivo, y pensando que Lagos de Covadonga venia al final de una carrera de más de 100 km, es por lo que más temia esta prueba, aun asi, la simple ilusión de subir un puerto tan mítico rodeado de gente, y de rodar por esas zonas de Asturias, eran un muy buen aliciente.

VIAJE Y LLEGADA A CANGAS

Total, que el Viernes nos ponemos en marcha Kike, Alberto y yo, dirección Cangas de Onis, donde nos espera Luis Ortega, de Ciclored , quien nos ha organizado el hotel, inscripciones y demas. Por la noche, ya con todo preparado (despues de dejar una mochila con ropa de invierno a la organización para bajar Lagos despues de la carrera) cenamos junto con Luis, Jesus y su hermana y despues de un briefing por parte de Luis, y una charla amena, nos vamos todos al sobre que nos espera un dia muy duro.

EL GRAN DIA

La noche no es sencilla. Las camas del hotel no son lo más cómodo del mundo….asi que dormir dormir, no es que durmiesemos mucho, pero bueno. Es lo que tienen estos viajes. A las 6:30 – 6:40 AM amanecemos y bajamos a ponernos cerdos desayunar. Croissants, Zumos, Tostadas, Mermelada, Cereales, Platanos….. No nos cortamos un pelo. Al menos yo no me corto. Se que todo lo que meta lo voy a quemar despues. Recogemos los trastos de la habitación y los dejamos en la de Luis que se queda para subir al dia siguiente el Angliru junto con Jesus. Y ya estamos listos para lo que viene…

Pre-Lagos
Jesus,Alberto,Kake,Kike,Luis

LA SALIDA

La ventaja del hotel, es que está a escasos 100 mts de la linea de salida, asi que no hay que andar con las prisas de preparar todo con mucho tiempo. Cuando llegamos, todavia habia bastante hueco para no salir demasiado atras, uno de los problemas que te puedes encontrar al principio. La posición de salida que tuvimos fue bastante buena. Durante los minutos previos (que se me hicieron eternos) hubo un homenaje a Alvaro Pino, que participó en la clásica, pero yo de lo que tenia ganas era de salir cuanto antes.

lagos_covadonga_2015_ciclored_salida5 IMG-20150606-WA0000 IMG-20150606-WA0002

La temperatura no era de calor, pero tampoco hacia frio excesivo. Decidí salir con el chubasquero y los manguitos debajo sin subir, para protegerme del aire, y en caso de frio excesivo, subirme los manguitos. En mi caso la decisión fue buena, ya que tan solo necesite desabrocharme el chubasquero en la subida a la La Torneria y quitarmelo en la subida a Lagos. Solo un tramo del llano previo a la Torneria fue duro por el agua y el viento.

Y ahí estabamos….casi 2500 tios preparados para dar pedales!

PRIMER TRAMO  (CANGAS DE ONIS – CELORIO)

Este primer tramo de la prueba, de 47 km, transcurre entre Cangas de Onis, punto de salida, y Celorio, población donde se situa el primer avituallamiento. Es un recorrido llano-bajada, con algun pequeño tramo de subida. La salida es lo más complicado ya que hay mucha gente que sale desde atras con el cuchillo entre los dientes. La lucha en este caso pasa por conseguir quedarse en un grupo numeroso para “dejarse llevar”. Tengo la lección aprendida de la Shimano Sierra Norte y no quiero “luchar” en solitario, lo que supondria un desgaste excesivo de cara a los puertos. De esta manera, con Alberto a rueda y Enrique por detras algo más conservador, me engancho a un grupo numeroso que lleva un buen ritmo.

El primer problema llega en un mini-puerto que hay más o menos en el km 25 y es que aquí se rompe el grupo en varios sub-grupos. Hay gente que fuerza demasiado y se va para alante y gente demasiado conservadora que se queda. Tambien como lección, mi idea es intentar rodar cerca de 140 ppm en llano y 160 ppm en subida…asi que me quedo entre medias de dos grupos, uno fuerte y otro algo más lento.

Cuando el terreno vuelve a llanear, estoy en ese punto que no queria…en tierra de nadie. Ya sin Alberto ni Enrique. Despues de rodar unos km dudando entre alcanzar al grupo que va delante, que me saca unos 150 metros o esperar al que viene detras, el viento comienza a venir de frente y con llovizna lo que dificulta mucho más la tarea de engancharme a los de delante. Me adelanta un ciclista que parece que va fuerte y me dice que me ponga a su rueda, lo cual me viene de lujo. El tio va a muerte y me cuesta seguirle, pero cuando lo consigo, me hace todo el trabajo sucio y conseguimos enlazar con el grupo delantero. Le doy las gracias y me descojono cuando me dice….”Este esfuerzo lo voy a pagar…”. La verdad es que ese tipo de esfuerzos al final pueden pasar factura.

A los pocos km de enlazar con el grupo llegamos al primer avituallamiento. Mi idea es parar en todos y asi lo hago. Un bollo de chocolate (riquisimo), repongo isotonicas (habia salido con dos botellas y me quedaba algo menos de 1) y el primer gel del dia y mientras estoy alli, aparece un grupo bastante numeroso con Alberto y Kike. Alberto decide no parar. Kike para y le espero para retomar juntos el camino. Desde este avituallamiento quedan unos 5 km para el comienzo del puerto de la Torneria al que llegamos con un pequeño grupo que hemos formado a la salida del avituallamiento….

SEGUNDO TRAMO (SUBIDA A LA TORNERIA Y AL ORTIGUERO)

Llegamos a la Torneria, un puerto corto (unos 7 km, de los cuales 5 son puerto realmente) pero con un tramo final de 2,5 km durisimos. Aquí me lo intento tomar con calma y confiar en las sensaciones. Kike se me va cuando comenzamos la parte de puerto puro y duro, algo que suele pasar cada vez que la carretera se empina. En cualquier caso, voy bastante agusto.

Altimetria-Torneria

A Kike le sigo viendo a unos pocos metros cuando ya hemos comenzado la parte más complicada del puerto. Y en esto que la niebla comienza a hacer acto de presencia. Me encuentro bastante bien pero prefiero no forzar la máquina. Toca quitarse las gafas de sol porque no se ve una mierda con la niebla y la llovizna. Aprovecho para quitarme la cremallera del chubasquero ya que con el esfuerzo no hace excesivo frio, pero no me hace falta quitarmelo.

En esto que paso a Jesus y unos pocos metros más alante, a más o menos km y medio de la cima, se me caen las gafas al suelo. Mierda! . Me echo a un lado, paro, dejo la bici en la cuneta y bajo unos metros corriendo. Por suerte (mucha suerte) en ese momento venia un coche de la organización y no tengo que andar esquivando ciclistas porque el coche hace pantalla. Jesus ya me habia pasado. La verdad es que diria que esta situación me vino bien porque me permitió darme cuenta que iba agusto y con piernas. Cogi las gafas medio corriendo…eso era bueno. Me volví a subir a la bici y aunque me cuesta enganchar las calas porque estamos en la zona “dura” del puerto, consigo retomar la marcha sin demasiado esfuerzo ya con las gafas correctamente guardadas en el bolsillo.

Queda poco más de 1 km de ascensión y se me ponen los pelos de punta. Se empieza a oir un griterio. No se ve absolutamente nada por la niebla pero está claro que queda poco para coronar y que arriba hay gente esperando y animando…y efectivamente, cuando coronamos, se ve a mucha gente animando, lo que te hace sentir como si estuvieses corriendo el Tour. Una pasada.

La bajada de la Torneria ya nos han avisado de su peligro, pero flipante el espectacular despliegue de personal de la organización en la bajada, marcando todas y cada una de las curvas y sus peligros. Esto, tiene sus ventajas (minimiza los accidentes) y sus desventajas (nos hace bajar bastante despacio). Al final sacamos un promedio de 32 km/h hasta que llegamos a la base del puerto del Ortiguero, en un grupo algo reducido.

ortiguero

Este puerto es algo más largo pero con unas rampas muy asequibles, sobre todo para los que somos más corpulentos y pesados, asi que la gravedad no es tan cruel con nosotros y las piernas son las que mandan. Eso hace que suba bastante agusto todo el recorrido e incluso, a pesar de estar ya cerca del km 75 de la prueba, note que voy muy bien. Poco antes de coronar el puerto me encuentro a Alberto y paramos juntos en la cima, donde se situa el segundo avituallamiento. Me ventilo dos bollos de esos de chocolate que están buenisimos, y relleno de nuevo isotónicas ademas de beber bastante de la que llevo. Aqui me tiro unos 10 minutillos. Salgo y Alberto decide quedarse unos minutos más asi que vuelvo a ir solo. Tenemos una bajada y falso llano con bajada que nos llevará al Soto de Cangas donde comenzará la carretera poco a poco a cambiar la inclinación y orientarse hacia arriba…

TRAMO FINAL (BAJADA ORTIGUERO – LAGOS DE COVADONGA)

Lo que viene hasta Lagos es una bajada-falso llano en carretera bastante ancha donde se rueda muy agusto (39,4 km/h de promedio en este tramo). Ademas, tengo la suerte de engancharme a un grupo que va a un ritmo alegre pero sencillo de mantener. El grupo curiosamente está formado por una gran cantidad de madrileños, la mayoria del C.C.Alcobendas, alguno de Sanse, me encuentro tambien en el grupo a Jesus al cual no veia desde Torneria…Llegamos a Soto de Cangas, tiramos a la izquierda en la rotonda, y continuamos a un ritmo bastante alegre. Llevamos más de 90 km en las piernas pero me sigo encontrando agusto.

Desde Soto hasta el comienzo real del puerto (Covadonga) quedan unos 6 km ya con desnivel positivo que hacemos a 25 km/h de media. En este tramo, la mayoria aprovechamos para tomarnos un gel para afrontar la subida a Lagos con las máximas garantias.

Llegamos a Covadonga, donde está situado el último avituallamiento, en este caso solo líquido. Aunque no necesito avituallarme, ya que está muy cerca del anterior, si necesito hacer una “parada técnica” para soltar liquidos. Ademas todo el grupo para. Despues de hacerlo y quedarme bastante agusto, compruebo como voy de bebida y me queda un bidon completo de isotónico, suficiente para la subida a Lagos y para no cargar de más, asi que decido no recargar el segundo. Tambien aproveché para quitarme el chubasquero ya que por mucho que lloviese, en la subida me iba a sobrar seguro.

Pasan unos 4 minutos cuando la mayoria del grupo que veniamos juntos salimos de nuevo. Algunos han repuesto liquidos y otros lo hemos soltado.

Con la Basílica de Covadonga y la Santina ya en la retina, ademas de esos espectaculares paisajes verdes, comienza la ascensión a este mítico…

perfil-lagos

 

Nos esperan por delante 12 km espectaculares. Los primeros dos kilometros son duros, pero asequibles. De hecho todavia me quedan 2 piñones sin usar (solo usados en la Torneria de momento). En estos kilometros, todavia circulamos un grupo numeroso y aunque aquí nadie tira de nadie, podemos ir hablando porque la dureza no es exagerada. Los lados de la carretera ya están llenos de gente. Es espectacular ver como te animan. Muchos son familiares de otros corredores, pero ahi están animando a todo el que pasa. Llevamos 3 horas y media de marcha, y se ponen los pelos de punta de ver como la gente te anima. Jesus y yo vamos juntos hablando y saludando a la afición. Mi principal preocupación sigue siendo controlar las pulsaciones y llegar bien de piernas para el tramo final.

Al tercer kilómetro de ascensión comienza la dureza seria. 2 kilometros seguidos con media de ascensión de más del 10%. Aqui ya la selección empieza a actuar….y aquellos que han forzado demasiado empiezan a verse parados en los laterales con tirones y demas. Por mi parte me sigo encontrando muy bien y con mi habitual ritmo sin tirones, en plan diesel, voy pasando corredores (aunque algunos tambien me pasan a mi). En estas rampas finales, con 4 km de ascensión ya en las piernas, me he quedado solo. Jesus parece que se ha quedado economizando más asi que ya me quedo solo (aunque es un decir, porque los lados de la carretera siempre tienen gente animando y la subida es raro que tengas un tramo donde no tengas ciclistas alrrededor en 5 metros por delante o por detras).

Los siguientes 3 kilometros son algo más asequible. 8,6 ; 8,3 y 10 % de desnivel, hacen de unas rampas duras, algo “asequible” al lado de lo que acabas de pasar y de lo que viene. Son rampas que permiten bajar uno o dos piñones, descansar, ponerte depie a estirar…y tambien ver como la gente sigue sufriendo y pagando esfuerzos anteriores. Esto lo ves cuando vas bien y agusto, y este era el caso. Iba muy agusto y cada metro que pasaba era una motivación y no un sufrimiento.

Y en eso que sin quererlo y despues de media hora de ascension…llegamos a “La Huesera”. El tramo más duro de la ascensión de Lagos de Covadonga. Un kilómetro con una pendiente media del 12,5% y que se hace eterno!. Habia leido tanto sobre la Huesera los dias anteriores que en mi cabeza tenia la duda de si haber montado una piñonera 12-30 de desarrollo específicamente para esto…al final no lo hice. Mantuve la 11-28, pero no os digo que no habria utilizado el 30 si lo hubiese tenido. Me tomo el último gel por si acaso (no creo que fuese necesario).

Lagos_2015_17117

No os imaginais lo que significa ir haciendo un máximo esfuerzo de desarrollo con un 34-28 y saber que no puedes subir de piñon, que eso es lo que hay ;). En cualquier caso, y por esta vez, mis piernas estaban funcionando y respondiendo asi que pedalada a pedalada, unos metros sentado, unos metros de pie, iba subiendo y disfrutando del espectáculo, que dicho sea de paso, y como punto negativo, estaba lleno de niebla, con lo cual nos perdimos vistas espectaculares.

11054862_10205853178401701_2085687831072414193_o[1]

La Huesera se hace eterna y durante el recorrido ves un número importante de ciclistas que han puesto el pie en el suelo. Bien por problemas musculares, bien porque no pueden más con el desarrollo, bien porque han “petado”. Tienes ciclistas a 2 metros que para adelantarles te tiras minutos y lo mismo pasa con aquellos que vienen detras tuya…todo se ralentiza en la huesera. Esto, cuando vas fino, tambien te permite cosas como “posar” para las fotos y que salgan las mejores fotos que tengo en mi corta carrera como ciclista de carretera ;).

Pero llega un momento en el que pasa la Huesera y tienes 2 km algo más relajados (por encima del 7% de media) con el Mirador de la Reina entre medias, que a mucha gente, sobre todo los que peor lo han pasado en la Huesera, se les hace eternos. Personalmente estos km no los sufri en exceso ya que venia bien y me sirvieron como pequeño descanso. Ademas, una vez pasada la Huesera sabes que acabas la carrera. Sabes que lo has conseguido salvo que pase algo raro.

Lagos_2015_03795 Lagos_2015_01327

La niebla cada vez es más espesa y no tienes ninguna referencia visual de por donde vas o lo que queda salvo los cálculos que te haces en la cabeza y que te dicen que si estás en el km 10 de ascensión segun el cartel, quedan unos 2 km. Aqui viene un tramo con rampas duras, pero tambien con zonas de descenso, por lo que descansas bastante. Ademas, si eres seguidor de la vuelta ciclista sabes que ya estás llegando al final.

Lagos_2015_05842

Y asi es….aunque todavia queda un último esfuerzo de 1 km con una media del 11,8% de desnivel y ademas con alguna bajada lo que hace que los tramos de subida sean más duros todavia.

Ya empiezas a oir un ambiente diferente….sabes que la linea de meta está cerca. Sabes que los lagos los tienes al lado pero no los ves por la niebla. Llegan unas rampas duras, pero a lo lejos, vislumbras lo que parecen carteles que indican la linea de meta. Bajas 2 piñones, te pones en pie y sueltas lo que te queda (que por suerte en este caso es bastante) dejando atras a un grupo que parece que llega con lo justo. La gente te anima y ese ultimo esfuerzo ademas lo agradecen y te lo dicen. Llegada a meta. Reto conseguido. Sonrisa infinita por dentro, algo de cansancio por fuera.

Lagos_2015_21818 Lagos_2015_21817

PERO…TODAVIA QUEDAN 22 KM!!!

Pues si. Tu reto no ha acabado todavia porque la Clásica de Lagos de Covadonga, acaba en Lagos de Covadonga….pero las maletas y todo lo demas están en Cangas de Onís.

La linea de meta da un giro de 180º donde no te permiten detenerte para comenzar un primer tramo de descenso y girar a la derecha a una gran campa en donde han situado el avituallamiento final. Aquí, la gente ya está muy relajada, come, descansa, y dedica unos minutos a estirar piernas. Personalmente, estoy eufórico. No solo he cumplido con el objetivo, sino que me encuentro de puta madre. Mucho mejor de lo que pensaba. La temperatura de fuera es baja y estamos empapados, asi que recojo la mochila de MTB que deje la noche anterior a la organización, me como otro bollo de chocolate (he dicho ya lo buenos que estaban?) y mientras me bebo un aquarius me visto tranquilamente. Que bien me viene todo! Guantes de invierno, calcetines de invierno, mallas largas, chaqueta de invierno, braga en la cabeza bajo el casco….y asi comienzo un descenso muy tranquilo (obligado en parte por la organización y por la gente que baja hablando) hasta Covadonga, en donde, ya sin niebla, la gente comienza a animarse a apretar un poco el ritmo.

Me encuentro sobrado, tanto como para pasar a tirar del grupo que nos habiamos juntado y que cada vez era más numeroso con gente a la que ibamos alcanzando. Nos llegamos a juntar un peloton de 40-50 personas. Curioso porque ibamos a buen ritmo pese a que ya no habia carrera. Se nota que todos queriamos llegar a Cangas. Hicimos un promedio de 36,1 km/h en estos 10 km. Para que os hagais una idea, el promedio en el descenso de Lagos fue de 26 km/h (me dolian las manos de ir con los frenos enganchados).

Finalmente llegamos a Cangas…..Alli estaba Luis, que habia quedado en la posición 44, y Kike, que habia llegado unos minutos antes (me sacó 17 minutos) . Despues de una reconfortante ducha, apareció Alberto que habia ido al polideportivo a comer antes de ir al hotel. Nosotros hicimos lo contrario y ya en el polideportivo nos encontramos a Jesus que habia llegado tan solo 4 minutos y medio despues mia a Lagos pero habia hecho el regreso a Cangas más relajado.

IMG_20150606_162010 IMG_20150606_161224

A eso de las 5 de la tarde dejamos Cangas de Onis dirección Madrid y Azuqueca….

Sin duda, poniendo fin al fin de semana donde viví mi mejor momento encima de una bici.

Screenshot_2015-06-06-17-31-23 Screenshot_2015-06-06-17-31-39

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *